Make your own free website on Tripod.com

 

artículo

 

 

 

[Huellas de Africanía

en la toponimia de Ortiz]

 

 

Abstract.

 

 

The present work studies a total of eleven words with African influence that they are part of Spanish, and it constitutes the names of places of several places of the town of Ortiz. They are derivative terms of words that the black slaves introduced in Venezuela, when the Spaniards brought them to work in substitution of the Indian caribes, exterminated by the same Spaniards of the time of the colonization.  Most of studied toponyms are documented, that is to say, obtained of written documental sources.

 

Resumen

 

El presente trabajo estudia un total de once  palabras con influencia africana que son parte del español, y constituye actualmente los nombres de lugares de varios sitios del municipio Ortiz. Son vocablos derivados de palabras que los esclavos negros introdujeron en Venezuela, y por ende cuando los españoles los trajeron para trabajar en sustitución de los indios caribe, exterminados por los mismos españoles de la época de la colonización.  La mayoría de topónimos estudiados son documentados, es decir, obtenidos de fuentes documentales escritas.

 

aPor José Obswaldo Pérez*

 

________________

* [Periodista. Cronista Municipal de Ortiz. Actualmente dedicado a la asesoría comunicacional y a sus trabajos de investigación historia]

 

Los topónimos africanos constituyen un basamento del origen de la toponimia venezolana en el proceso histórico de poblamiento en el país. Se trata de un pilar lingüístico fundamental para el estudio y sistematización de los nombres de lugar, tanto los de las divisiones administrativas y de las entidades de población como los de los accidentes geográficos, cuya etimología es claramente africana o está plenamente estratificado en la lengua subsharansiana, sea cual sea su origen.

 

Sin embargo, los nombres geográficos de origen africano son muy pocos estudiados en Venezuela, quizás por las dificultades que eventualmente se presentan con las voces africanas, que son pocas conocidas en Suramérica. No obstante los trabajos de Fernando Ortiz en Cuba; Juan Pablo Sojo, Miguel Acosta Saignes, Federico Brito Figueroa, Alexandra Álvarez y Arturo Álvarez D’Armas en Venezuela, arrojan algunas ideas sobre la importancia de esta investigación y ofrecen posibles explicaciones que pueden contribuir a esclarecer la problemática de este tema en nuestro país.

 

El presente trabajo estudia un total de once  palabras con influencia africana que son parte del español, y constituye actualmente los nombres de lugares de varios sitios del municipio Ortiz. Son vocablos derivados de palabras que los esclavos negros introdujeron en Venezuela, y por ende cuando los españoles los trajeron para trabajar en sustitución de los indios caribe, exterminados por los mismos españoles de la época de la colonización.  La mayoría de topónimos estudiados son documentados, es decir, obtenidos de fuentes documentales escritas.

 

Los 11 topónimos constituyen una huella de africanía en el municipio, los cuales - desde el punto de vista de su cantidad y su comparación con los topónimos indígenas e hispánicos-  representan apenas el 7 %. Aunque los negros bozales llegaron a Guárico a partir del siglo XVII, estos dejaron sus aportes de sus lenguas en la geografía local; especialmente, en aquellos lugares donde presentaron servicio, fundaron cimarroneras o, por consiguiente, en diversos lugares establecidos por esclavos alzados. De esta manera, esto nos permite averiguar si en unos u otros lugares hubo africanos de determinada procedencia (Acosta Saignes, 1955-56).

 

La toponimia africana, como patrimonio toponímico, se incorpora a la geografía nacional a raíz de la explotación agrícola y minera a comienzo del siglo XVII, por parte de los españoles, quienes se vieron en la necesidad de traer grupos de negros para tales funciones (Salazar Quijada, 1985). Arturo Álvarez D’Armas (1981) señala en su trabajo Apuntes sobre el Estudio de la Toponimia Africana en Venezuela que la mayoría de los nombres afros “...los encontramos en las regiones donde el negro fue utilizado por los esclavistas europeos: en los cultivos de caña de azúcar, añil, tabaco y en el trabajo de las minas”.

 

Explica el autor que también muchos de estos nombres se originaron con el establecimiento de los negros fugados de las haciendas que fundaron cimarroneras, quilombos o palenques, que con el tiempo pasaron a ser pueblos libres. En el caso de municipio Ortiz se hallan once caseríos o sitios con nombre africano como es el caso de Cumbito, en Ortiz y Cansanga, en la parroquia San Francisco de Tiznados. Esta última localidad es la zona de mayor concentración de negros que ocurrió durante la etapa hispánica, dado a la inmensa la actividad agrícola a las orillas del Tiznados, asiento tradicional de la oligarquía caraqueña, como fueron don Juan Vicente Bolívar, Padre de El Libertador; los Solórzano, los Tovar, entre otros. De allí que la presencia de negros y su permanencia en el Guárico, se debió a la actividad agropecuaria. Sin embargo, la proporción demográfica de origen africano en la micro región de Tiznados tiene una significación histórica, pero su impacto no deja huellas suficientes para garantizar un legado cultural sólido de la población africana y afrovenezolana en la región.

 

De acuerdo con  los topónimos que se presentan en este trabajo -los cuales tienen su origen en la trata esclavista-, sugieren que la mayoría de los esclavos provenían de Senegambia y Guinea-Bisaau.  Desprendiéndose así un perfil étnico de la población afro en  los tiempos de la Colonia, aunque los barcos negreros recogían dotaciones de esclavos que hablaban diversos idiomas nativos de familias lingüísticas muy diferentes entre sí.

 

El presente corpus de voces de origen africano representan las huellas afrovenezolanas en la microregión de Ortiz, las cuales son registros sobrevivientes más allá de la primera generación de esclavos nacidos o traídos a Guárico. De nuestro trabajo Estudio Histórico sobre la Toponimia del Municipio Ortiz. Aproximación a una representación de la Realidad Regional hemos extraído los siguientes nombres geográficos de origen africano:

 

CACHEO [CACHEU]. Voz de origen africano. Con este nombre se conoce un antiguo hato de San Francisco de Tiznados, que perteneció a José B de Ponte en 1762 y que, en el presente, se conoce como sitio Los Leones o lo que hoy corresponde, en gran parte, la comunidad de Río Verde. Según Álvarez D’ Armas, Cacheo es una etnia africana cuya palabra deriva de Cacheu, río y puerto de embarque de negros trasladados forzadamente a Venezuela a partir del siglo XVI. Cacheu fue fundado en 1588 como punto de apoyo a la penetración comercial portuguesa en costas africanas, con lo cual la Guinea Bissau se integró al sistema internacional capitalista.

 

También, Cacheu es un río de gran caudal que domina - junto con el Geba- el territorio de la Guinea Bissau. Se encuentra en las Zona de los Ríos, donde “... corren el Senegal, Gambia, el Casamaza… el ladigola y Pongo” (Rivas Gamboa, 1997).

 

Ramos Guédez (2001) citando a Aguirre Beltrán señala que como gentilicio (antropónimo, en el léxico toponímico) es “… originario de una factoría del mismo nombre, que poseían los portugueses cerca de la boca del Río Santo Domingo, próximo a Cazamancia en Senegal” (2001:77)

 

CAMBUR, EL: Voz africana (utilizada por las etnias wolof, mandigo y grebo). Fila de un cerro de San Lorenzo de Tiznados. Se trata de un fitotopónimo (Musa paradisiaca, familia de las Musaceae). Según Idler (1997) el nombre Camburi proveniente de la región africana de Guinea, le fue dado a una posada del poblado en el Municipio Puerto Cabello a finales del siglo XVIII, con el giro fonético “cambure”, el que más tarde se acopo en la voz “Cambur” que se conoce hoy. En Malabar se conocía la planta con el nombre Palan y en Guinea con el de Banana. (Megenney, 1976; Álvarez, 1987). En Venezuela se conoce con los sinónimos indígenas de paruru, camurí, aratu y arata. La palabra se nombra desde la segunda década del siglo XVI, a través de los españoles y portugueses. Vila (1981) señala que la existencia del plátano en la provincia de Caracas y gobernación de Venezuela data de 1578.

 

CASANGA [CAZANGA, KASSANGA, KASA]. Voz de origen africano. Galera. Antiguo sitio (hato) de San Francisco de Tiznados, hoy desaparecido, que fue propiedad de Agustín Tovosa, en 1762. Casanga constituye una etnia del la actual República de Guinea, según Álvarez D’Armas. Casanga fue un puerto negrero famoso en África en la Historia de la Trata Negrera, ubicado al este de Sierra Leona, probablemente en la actual Ghana y suroeste de Nigeria.

 

No obstante, Fernando Ortiz (1975) señala que la palabra se usaba para los negros de todo el golfo de guinea, como no se quería o no se podía usar otra especificación.  Como antroponimia, se localiza en lugares como Colombia, Chile, Argentina, Perú, México.

 

CUMBITO [KUMBE,kUNGO,KUMBO]: Voz de origen fang (etnia africana). Vecindario del municipio Ortiz, ubicado al suroeste de la población. Cumbito es diminutivo hispanizado de cumbe, que se refiere a un baile negro originario de la guinea continental Espola. Del mismo origen existió en San José de Tiznados un vecindario con el nombre de Cumbote, una variante de cumboto que en bantus significa “rana” y que, a su vez, es de cumbo o cungo (voz mandinga, de etnia africana), que significa lugar apartado, heredad. Edler (1997: 34) señala que los vocablos cumbe y cumbo fueron aportados por las etnias mandiga y fang, procedentes de las sacas de esclavos de las regiones del antiguo Sudán y del África Ecuatorial respectivamente.

 

MAMPORAL: Voz africana, según Juan Pablo Sojo en Estudios del Folklor venezolano. Plural de Mampora. Sitio de San José de Tiznados. Se trata de fitotopónimo con que se designa a un árbol (Roystonea venezuelana),  especie de palmera de tronco cilíndrico, sin espina y con anillos prominentes; en su tronco se reproduce las larvas de un coleóptero, que es considerado por los indios un manjar.

 

MERECURE. Voz de origen africano, según Sojo (1986: 327). Antiguo sitio de la parroquia San Francisco de Tiznados o San José de Tiznados. Por su parte, Alvarado, en el Glosario de Voces Indígenas de Venezuela explica que corresponde a un fitotopónimo indovenezolano, cuyo nombre científico es Couepia guianersis., el cual se trata de un árbol frondoso y elevado, de tronco cilíndrico, cuya fruta de corteza delgada verdosa y carne amarilla es comestible. Popularmente se le conoce como Pan de pobre.

 

MOCO (EL) [MOK0]: Voz africana. Caño ubicado al oeste de San José de Tiznados. Limite de Ortiz entre los municipios Miranda y San José de Tiznados. Se trata de una palabra africana, según Arturo Álvarez D’Armas, la cual se refiere a un gentilicio de África; en Angola, existe un cerro con ese nombre. La palabra Moko se deriva del nombre de un Dios africano Oriental. Pero también parece ser el nombre de una etnia africana perteneciente a los bantus del noroeste, en el golfo de Biafra (Guinea Ecuatorial, Gabón, Camerún, Nigeria). Moko–muy probablemente la fuente del término mokoto mas es el nombre de una de las “naciones” africanas que se elogian en las presentaciones de Tambor Grande de Carriacou. Con este nombre se conocen lugares como en Arkansas, EEUU; en Chad, Níger, al norte de África Central; en Republica centroamericana; en Sierra Leona y Cochabamba, Bolivia.

 

MOCUNDO [MOKUNDO]: Voz africana. Río. Vecindario de la Parroquia San Lorenzo del Tiznados. Se trata de una palabra africana (Álvarez D’Armas, 2003; Aocosta Saignes, 1967:179; Megenney, 1988:53). En el estado Carabobo, específicamente en Guacara, hubo una Hacienda Mocundo con esclavos africanos, donde se daba una desproporción social entre la población negra y los blancos (WcWhorte, 2000:12; Acosta Sainges, 1967: 179).  Esta hacienda, dedicada al cultivo de caña de azúcar,  perteneció al IV Marques del Toro, Francisco Rodríguez, quien era un opulento propietario de la región, cuya propiedad aparece mencionada con admiración a principios del siglo XIX, por Alejandro Humboldt en su obra, Viaje a Regiones Equinocciales del Nuevo Continente.

 

El topónimo se encuentra también en el Camerún, como un orónimo de volcán o cono volcánico. Y, en el siglo XIX, era el nombre de un jefe díscolo del Camerún. Sin embargo, Omar Idler (1998) refiere que es voz timote (familia lingüística chibcha) y, fonéticamente, deviene de muku, lo cual significa lugar o sitio;  raíz que completa con el morfema kundok, que equivaldría a lugar viejo, antiguo lugar o  lugar oculto. No obstante, esta apreciación es descartada por africológo Arturo Álvarez D’Armas quien señala lo imposible que indios chibcha hayan traído el radical mucu a la región central. Sin embargo, Salazar Quijada (1991) citando a Tulio Febres Cordero en su libro Historia de los Andes. Procedencia y lengua de los aborígenes, sostiene que “Es indudable que tal raíz expresa la idea de sitio o lugar; y parece el rastro de un pueblo invasor, procedente del sur, es decir, de los llanos de Venezuela”. Por su parte, el historiador Oldman Botello dice que es un vocablo desconocido.

 

MONDONGO [O MONDONGA]: Sitio antiguo de San Francisco de Tiznados. Mondongo (grupo étnico Kumbundu, de etnia africana del bantú). Significa adefesio, traje o adorno ridículo. No se refiere a comida, pero algunos autores tratan el término como “las tripas de la res” o " plato criollo". "Mondongo", según el DRAE, "son los intestinos y panza de las reses y especialmente los del cerdo" y más abajo dice de "hacer el mondongo": "emplearlo en hacer morcillas, chorizos, longanizas, etc.". También recoge el DRAE los derivados "mondonguería", "mondonguero" y "mondonguil".

 

Sin embargo, en la clasificación que hace Fernando Ortiz en Los negros esclavos, agrupa la etnia Mondongo en el grupo Congo. Los congos mondongos, según Gonzalo Aguirre Beltrán en su trabajo La población negra de México, nos revela que esta nación “…eran temidos, entre los mismos africanos, por su canibalismo…”.

 

Con este nombre se conocen lugares como en Ecuador y la República Democrática del Congo.

 

TAMBO: Voz africana. Antiguo lugar de San Lorenzo de Tiznados.  Especie de caney, ranchería o bohío. Su significado está relacionado con una serie de palabras de origen afroamericano como: tango, rumba, tumba, macumba y otras que significaron fiestas colectivas con un sentido general de grupo, de agrupación o de reunión. Asimismo hallamos en todo el continente estas palabras que forman parte de una misma familia, y que designan fiesta colectiva de origen negro, fiestas no rituales, profanas, que han ido evolucionando e incorporado a su vez formas distintas de expresión (Speake, 2002).

 

Señala Blas Matamoro en La ciudad del tango. Tango histórico y sociedad (1969) que la palabra tambo es, más bien, una expresión propia del  bozal, el dialecto de los africanos esclavizados en la América Española. Dice este autor  que, la voz tambo proviene de tango y que ella se usaba como un sinónimo predominante. Según esta apreciación etimológica, Matamoro recuerda que en 1802 había en Buenos Aires una Casa y sitio de tango, esto es, un lugar donde los negros celebraban sus bailes y que, con el tiempo, devino en sociedad de socorros mutuos. Por lo demás, "si se  admite el origen africano del vocablo, se tropieza con la dificultad de explicar históricamente su importación a América». Para sortear este problema, nuestro ensayista defiende que tambo y tango son voces de origen onomatopéyico: "Tambo se parece sugestivamente a tambor, el tam-tam o candombe de los bailes negros, largo instrumento de percusión manual". Naturalmente, en España hay una contradanza de origen renacentista que también recibe el mismo nombre, pero su genealogía es distinta.

 

También, el historiador Ricardo Rodríguez Molas en La música y la danza de los negros en Buenos Aires en los siglos XVIII y XIX (1957) explica que la palabra "tambo" designa a los bailes de los negros realizados entre personas de ambos sexos en lugares escondidos, pero también corresponde a los lugares en que se reunían para hacerlos, diferenciándose de los otros bailes que se realizaban al aire libre. Este autor plantea que el parecido con el término tambor ha hecho pensar que se trataba de una deformación de esta palabra, ya que tambor fue, asimismo, en los siglos XVIII y XIX, un lugar de baile en distintos países de Hispanoamérica. De allí las derivaciones: de "tambor" a "tambó" y luego a "tambo" para desembocar por último en "tango".

 

El topónimo se extiende por Perú, Colombia, Bolivia, Filipinas, Congo, Nigeria y EEUU. En Monzambique existe un lugar llamado Tambo, entre la provincia de Cabo Delgado e Inhambane e igualmente en el reino de Gambia (Emeagwali, 1987).

 

TIMBIQUE: Voz africana. Antiguo sitio ubicado en la Sierra de Tiznados, lo que hoy es San Lorenzo de Tiznados. Proviene también de la palabra Timbeque, nombre de baile negroide, muy común en Puerto Rico y otras regiones latinoamericanas. Timbique es una palabra cuyo origen responde al mismo fenómeno histórico de tambo: el trasiego cultural entre España y América. De raigambre africana, proviene del comercio de esclavos. En América, por extensión, se llamó Timbique a los sitios en que la población negra se reunía para bailar y cantar, y por el mismo proceso de ampliación verbal, a toda la música que se tocaba en ellos.

 

En 1846, el guerrillero Ezequiel Zamora tomó este sitio como escondrijo de sus hazañas en el proceso desestabilizador de la Guerra Federal.b

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Documentales

 

ARCHIVO ARZOBISPAL DE CARACAS. San Francisco de Tiznados. Sección Matricula. Parroquia. Legajo 50 pp. 176-194.

 

Bibliográficas

 

ACOSTA SAIGNES, MIGUEL (1967): Vida de Esclavos Negros en Venezuela. Caracas: Hespérides Distribución-Ediciones.

ALCALDÍA DE ORTIZ (1994): Titulo de posesión de Tierras del Pueblo de Ortiz. Ortiz: Concejo municipal. Material no publicado. Mimeo.

ALMADA, ANDRÉ ÁLVARES DE (1964 ): Tratado Breve dos rios de Guiné do Cabo Verde. Lisboa: Editorial L.l.A.M.

ÁLVAREZ D’ ARMAS, ARTURO (1981): Apuntes sobre el estudio de la Toponimia Africana en Venezuela. San Juan de los Morros: Oficina de Comunicación y Extensión Cultural. Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos.

ÁLVAREZ NAZARIO, M. (1974). El elemento afronegroide en el español de Puerto Rico: contribución al estudio del negro en América. 2da edición revisada y aumentada. San Juan de Puerto Rico: Instituto de Cultura Puertorriqueña.

_______________________ (1990). El habla campesina del país: orígenes y desarrollo del español en Puerto Rico. Primera edición. Río Piedras, Puerto Rico: Editorial de la Universidad de Puerto Rico.

BOTELLO, OLDMAN 1998): Los Tiznados. Caracas: Congreso de la República. Ediciones de la Cámara de Diputados.

CASTILLO LARA, LUCAS G (1984): San Sebastián de los Reyes. La ciudad Trashumante. Tomo I. Caracas: Biblioteca de la Academia Nacional de la Historia.

CHIOSSONE, TULIO (1992): Diccionario Toponímico de Venezuela. Caracas: Monte Ávila

CUNILL GRAU, PEDRO (1987): Geografía del poblamiento de venezolano en el siglo XIX. Caracas: Ediciones de la Presidencia de la República.

DE ARMAS CHITTY, J.A (1991): Vocabulario del Hato. Caracas: Academia Nacional de la Historia.

____________________(1979): Historia del Guárico. Tomo I, II. Caracas: San Juan de los Morros: Publicaciones de la Universidad Rómulo Gallegos.

DE GRANADA, GERMÁN (1978): Estudios lingüísticos hispánicos, afro hispánicos y criollos. Madrid: Editorial Gredos.

ILDER, OMAR (1997): Toponimia carabobeña. Valencia: Secretaría de Cultura del Gobierno de Carabobo.

LEMMO, ANGELINA (1983): Historiografía Colonial de Venezuela. Caracas: Fondo Editorial de la Facultad de Humanidades y Educación  de la UCV.

MACWHORTER, JOHN H (2000): The missing Spanish Creole. Recovering the Birth of Plantation contact language. USA: University of California.

MATAMORO, BLAS (1969). La ciudad del tango. Tango histórico y sociedad. Buenos Aires: Editorial Galerna.

MENÉNDEZ PIDAL, Ramón (1952): Toponimia prerrománica hispánica. Madrid: Gredos.

ORTEGA, MIGUEL ÁNGEL (1992): La Esclavitud en el contexto agropecuario colonial. Siglo XVIII. Caracas: Editorial APICUM, colección Otro Discurso Nº 2

ORTIZ, FERNANDO (1975): Los Negros esclavos. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales.

OVIEDO Y BAÑOS, JOSÉ (1967): Historia de la conquista y población de la provincia de Venezuela. Caracas: Edición Facsimilar.

RICHMOND, W.E (1970): The Value and Study of Place Names. Indiana Names. Vol.I

ROCÍO NÚÑEZ Y FRANCISCO JAVIER PÉREZ (1994): Diccionario del Habla Actual de Venezuela. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello.

RODRÍGUEZ DELLÁN, E (1974): Dinámica Geográfica de un Pueblo. Contribución al estudio de la Evolución Urbana de Ortiz. Caracas: Universidad Central de Venezuela. Mimeo.

RODRÍGUEZ MOLAS, RICARDO (1957). La música y la danza de los negros en Buenos Aires en los siglos XVIII y XIX  Buenos Aires: Ediciones Clio.

RODRÍGUEZ, ADOLFO (1994): El estado Guárico. Orígenes, Mundo y Gente.  San Juan de los Morros: Ediciones de la Comisión regional Conmemorativa del V Centenario del Encuentro de Dos Mundo..

RUSSELL, Bertrand (1977): El conocimiento humano. Madrid: Taurus.

_________________(1969): La perspectiva científica. Barcelona: Ariel.

SALAZAR QUIJADA, ADOLFO (1994): Orígenes de los Nombres de los estados y municipios de Venezuela. Caracas: Universidad Central de Venezuela.

——————————————— (1990): Toponimia del Delta del Orinoco. Caracas: Universidad Central de Venezuela.

——————————————— (1991): Botón de Bora. Tucupita: IUT Delfín Mendoza. Biblioteca de Temas y Autores Deltanos No.1.

______________________(1985): La Toponimia en Venezuela. Caracas: Ediciones Faces. Universidad Central de Venezuela.

 SAUER, CARL. (1985): La educación de un geógrafo. En GARCIA RAMON, M.D. (ed.) Teoría y método en la geografía humana anglosajona. Barcelona: Ed. Ariel.

SOJO, JUAN PABLO (1986): Estudios del Folklore Venezolano. Los Teques: Biblioteca de Autores y Temas Mirandinos.

SPEAKE, JACOB (2002): Timba - 1990ernes nye dansemusik Cuba Speciale Musikvidenskabeligt Institut Københavns Universitet Afleveret . Vejleder: Annemette Kirkegaard

TERRADO, JAVIER (1999): Metodología de la investigación en toponimia. Zaragoza: edición del autor.

VILA, MARCO A (1978): Antecedentes Coloniales de Centros Poblados de Venezuela. Caracas: Ediciones de la Facultad de Humanidades, UCV.

——————————: (1979): La Geoeconomía de la Venezuela del Siglo XVI. Caracas: Ediciones de la Facultad de Humanidades, UCV.

——————————: (1981): Plantas de Cultivo y de Recolección en la Geohistoria Venezolana. Caracas: Ediciones de la Facultad de Humanidades, UCV.

VILA, PABLO (1991): El Obispo Martí. Tomo II Caracas: Universidad Central de Venezuela. Facultad de Humanidades y Educación.

 

Hemerográfica

 

ACOSTA SAIGNES, MIGUEL (1961, Septiembre): Los Topónimos: un Problema de Historia, Lingüística, Folklore y Geografía. En GEA. Caracas. No.2. pp 137-162.

__________________________ (1955-56). Gentilicios africanos en Venezuela. En Archivos Venezolanos de Folklore: III, 4 (9-30). Caracas.

ÁLVAREZ D’ ARMAS,  ARTURO (1980, Junio 15): Pueblos del Guárico que llevan nombres de Plantas y Animales. Valencia: Lectura No. 107. El Carabobeño.

--------------------------------------- (1999, Agosto 04): Cacheo. Maracay, El siglo. P.A/4

DESCHAMPS CHAPEAUX, PEDRO "Etias africanas en las sublevaciones de los esclavos en Cuba", en Revista Cubana de Ciencias Sociales, La Habana, no. 10, año IV, enero-abril 1986, pp. 14-30

EMEAGWALI, GLORIA (1997): “Pan-african Language Revisited” En: Africa Update. Vol. IV. No.3

GARCÍA, GLORIA (1982): Esclavos africanos en la Habana del siglo XVI. La Habana: Resumen Semanal Gramma No. 30.

HUDON, H. (1986): Méthodologie des inventaires toponymiques. Québec: Commission de toponymie, Dossiers toponymiques, 16.

MANÉ, MAMADOU (1989, Dezembro): Algumas Observações Sobre a Presença Portuguesa na Senegâmbia até ao séc. XVII. Revista ICALP, vol. 18, pp. 117-125.

MEGENNEY, WILLIAM (1983): Common Words of American origins used in Latin America. En: Hispan. VVichita. Vol 66 n°1

NACIONES UNIDAS (1987): Glosario de la terminología usada en la normalización de nombres geográficos. Glosario n  330.

 

DICCIONARIO

 

ACADEMIA VENEZOLANA DE LA LENGUA (1983): Diccionario de venezolanismos. Caracas: Universidad Central de Venezuela.

FUNDACIÓN POLAR (200): Diccionario de Historia de Venezuela. Caracas:

Mac Person, Telasco A (1941): Diccionario del Estado Miranda. Los Teques.

 

____________________________________________________________________________________________

 

[Copyright © Estudios Toponímicos  del pueblo de Ortiz 2004.

Estado Guárico Venezuela Cel: 04144653396  E-Mail: fuegocotidiano@cantv.net]